Tiempos lentos

Hay menos guerras y menos violencia en el mundo, pero los conflictos existentes se han dilatado en el tiempo

Repetimos a menudo que vivimos tiempos de aceleración. Las tecnologías penetran mucho más rápidamente que antiguamente (aunque, normalmente, tardan unos 30 años en prender). Henry Ford tardó 32 años en montar su primer coche en 1896 y poner en marcha su fábrica en cadena de River Rouge. El iPhone se lanzó en 2007, y cambió en muy pocos años la historia y nuestra manera de ser, con los smartphones convertidos en una extensión de nuestro cerebro. Pero a la vez que todo parece acelerarse, sin que estemos preparados como sociedad para tal aceleración, y que la inmediatez y la impaciencia han hecho presa de nuestras expectativas, hay una ralentización de algunos tiempos. En cierta manera, también vivimos tiempos lentos.

https://elpais.com/elpais/2019/10/03/ideas/1570110967_415253.html